miércoles, 18 de septiembre de 2013

Lección de Historia



- A cada chancho le toca su San Martín. Gritó la señorita.
Los alumnos se miraron sorprendidos, nunca la habían visto tan enojada. La maestra había amenazado con castigarlos si se seguían portando mal y esta vez parecía dispuesta a cumplir con la penitencia. 
Al volver del recreo dieciocho Generales Libertadores con sus correspondientes caballos blancos, esperaban adentro del salón. Con dificultad los alumnos se acomodaron en sus sillas y miraron enmudecidos a la señorita.
Cuando la campana anunció el final de la clase, cada alumno corrió al corral preocupado por la explicación que exigirían sus padres.