martes, 3 de septiembre de 2013

Antonio y Azucena


Antonio colecciona lunas pintadas en bandejas de madera. Azucena, boletos de colectivo que lee con pesimismo. Él altivo y vestido con una camisa, sostiene un peine. Ella tiende la cama mientras el locuaz periodista mueve la boca.
Un anillo cae con la lucidez de una picadora de carne. Él recuerda caras difusas en un laberinto de promesas de buñuelos. Ella aún busca la puerta que le permita soportar con calma el asco que le producen los cuerpos lívidos que buscan puentes.
Adentro de la casa conviven el animal con cuernos, la antena y la comida. Afuera la lluvia admite barriletes.

(Texto: Yesica Guevara - Fotografía: Leonardo Barcelona)