sábado, 17 de julio de 2010

¡¡¡QUIERO, QUIERO, QUIERO!!!

Las vacaciones de invierno son una época esperada por los niños ya que tienen la posibilidad de alejarse unos días de la escuela. Sin embargo, se pueden convertir en una pesadilla para los padres que deberán idear un plan perfecto si quieren sobrevivir a este acontecimiento. Y los que tenemos la suerte de carecer de estos pequeños moqueantes corriendo por nuestras casas también los sufrimos en la calle, parques, cine, teatros y cualquier negocio al que entremos. Son como una bandada de chicuelos chillones correteando por la ciudad.

Pero a no desesperar, en la planificación está la clave. Recurrir a los abuelos suele ser una excelente opción. Un fin de semana lejos les permite a los padres descansar, eso sí, habrá que prestar mucha atención al regreso de los monstruitos ya que suelen volver con algunos caprichos demás.
También hay que tratar de mantener la calma y no ser vencidos por la locura de los espectáculos infantiles. Largas colas de niños impacientes, butacas pegoteadas con caramelo, hamacas siempre ocupadas y el merchandising a la orden del día. Los chiquillos querrán todo, absolutamente todo lo que vean. Pochoclos, caramelos, copos de nieve, chicles, títeres, globos, chucherías con luces, peluches, en fin, cosas feas, de colores chillones y que olvidaran al día siguiente.
Por otra parte, los adultos se tendrán que contener para no asesinar al payaso-actor-títere-animador de turno. Por lo general suelen tener voces estridentes y les hablan a los niños como si fueran idiotas.

Por último padres: disfruten de sus vacaciones, yo pienso encerrarme en mi casa durante esas dos semanas.

14 comentarios:

la kanija dijo...

jajajajaja, qué dramático!!saludos, estoy pintando!!

Guto Respi dijo...

saudades de meus tempos de infância... kkkk...

masqueunacabra dijo...

asi es!!!! tal cual!!!
yo por suerte tengo un bebe de 8 meses asique aun no sufro estas consecuencias...
Si...tengo una vida paralela jajaja

Y ahora que esta la abuela mejor aun!! quien mejor!

les mando unos buenos besos en un barquito cruza charcos

La Cenefa dijo...

Y si Verónica, nos desesperan los pegotes de caramelo por toda la ciudad! jajaja, es con humor!
un abrazo, gracias por pasar

Guto Respi: gracias por tu visita, saludos

masqueunacabra: jajaja, desconociamos ese costado tuyo! pero no te preocupes el niño ya va a crecer y es posible que adquiera mucha de tus características!
Para esos momentos... siempre esta bueno tener una abuela a mano!
Saludos

Marcus dijo...

jajaj las pequeñas fabricas de moco andan por todos lados en vcacaciones...
saludos!!

Esmeralda y Aillen Torres dijo...

Pues sí, se convierten en todas unas "fierecillas ruidosas"...no hay poder humano que los detenga, jijiji...a esconderse!!!!
Besos y felices vacaciones
:)

Patricia González Palacios dijo...

Hola gracias por su visita, si alguien dijo que los niños más grandes no hacen ruido en las vacaciones, estaba equivocado, son igual que los pequeños , no paran!! ay, cuando hay vaciones para las mamas?, un abrazo paty

La Cenefa dijo...

Marcus: marche una tonelada de pañuelitos descartables para allí! gracias por pasar, abrazos

Esmeralda y Aillen: Felices vacaciones! Habra que sobrevivir a estos ruidosos días! Saludos

Patricia: Es verdad! algunos pequeños tienen la capacidad de incorporar los ruidos como hábitos para toda la vida!
Gracias por tu visita, saludos

Sandra Luz dijo...

Ja,ja!Entiendo también esta mirada trágicómica.Dicen algunos abuelos que con los nietos hay dos momentos lindos:uno cuando llegan y otro cuando los vienen a buscar.

Gracias por la visita.
Besitos!

camino roque dijo...

yo también tiendo a encerrarme cuando la ciudad es asaltada por personajillos estridentes.

gracias por la visita.
y nos vemos...

La Cenefa dijo...

Sandra: jajaja es cierto!! saludos, gracias por pasar

Camino: hay que ponerse a cubierto uno nunca sabe de lo que son capaces estas criaturas!!!! jajaja. gracias por la visita

L.Larios dijo...

Que verdad!!! pequños diablillos con colorete natural en las mejillas!!!
¡¡¡¡mami, mami, quiero eso quiero lo otro!!!

a no confundir. son adorables pero es pura realidad... igual si no fuera por ellos todo sería un poco aburrido, no? que desafío tendriamos para la paciencia?

L.Larios dijo...

me olvidé del "nanoNano"

nanoNano... :)

La Cenefa dijo...

es verdad, son un poco molestos, pero como los queremos!! jaja

bienvenido, gracias por tus palabras. nos vemos pronto